Cambios demográficos en los territorios ocupados de Ucrania en 2022-2023

Desde que Rusia se anexionó Crimea en 2014 y tomó el control de gran parte de las regiones de Donetsk y Lugansk, en los territorios ocupados de Ucrania se cometen numerosos crímenes de guerra, violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad.
Vladyslav Myroshnychenko11 Diciembre 2023UA DE EN ES FR IT RU

[demography]

Hoy en día, se están cometiendo crímenes similares en los territorios recién ocupados del sur y del este de Ucrania, marcando una política persistente estatal de Rusia. Esto afecta, en gran medida, la composición demográfica en los territorios temporalmente ocupados.

Para empezar, cabe subrayar que esa política rusa viola el derecho internacional humanitario, en particular, el artículo 49 del Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra: “La potencia ocupante no trasladará ni deportará una parte de su propia población al territorio por ella ocupado.” Por consiguiente, el reasentamiento masivo de los rusos en Crimea y la deportación de los ucranianos fuera de la península, podrían considerarse un crimen de guerra según el artículo 8(2) (a) (vii) del Estatuto de Roma de la CPI y un crimen contra la humanidad según el artículo 7(1)(d).

Rusia comenzó a aplicar esa política justo después de la ocupación de Crimea. Y, lamentablemente, esta política del estado ocupante resultó exitosa. Según diversas estimaciones, hasta 800.000 ciudadanos rusos han llegado ilegalmente a Crimea desde 2014 y al mismo tiempo unos 100.000 ucranianos han abandonado la península. Los elementos clave de esta política en la península ocupada son: préstamos hipotecarios preferenciales; traslado a Crimea de los ciudadanos rusos acompañados de sus familias, en particular, de militares, policías y jueces, así como de funcionarios del gobierno, médicos y profesores; expulsión de los ucranianos a los territorios controlados por Ucrania y reubicación de los ucranianos en el territorio ruso.

El estado agresor sigue la misma política en todos los territorios ocupados tras la invasión a gran escala de Ucrania el 24 de febrero de 2022. Por supuesto, ahora mismo la colonización rusa no tiene tanto éxito como en Crimea, ya que la intensidad de las hostilidades no permite motivar a los civiles rusos a trasladarse en masa a los territorios ocupados. A excepción de algunas ciudades ocupadas de Ucrania ubicadas relativamente lejos de la línea del frente y consideradas por los rusos como “retaguardia”, por ejemplo, Mariupol. Para Rusia la colonización y reconstrucción de dichas ciudades también representa un proyecto político que debería demostrar al público interno ruso y al mundo entero que bajo la ocupación rusa las ciudades están “prosperando”.

La mayor parte de la información en fuentes abiertas trata de la implementación de esta política en la Mariupol ocupada. En particular, podemos citar los siguientes ejemplos que ilustran muy bien las intenciones del estado ocupante:

  1. El Ministerio de construcción y explotación de las viviendas de Rusia anunció que en 2022-2025 está previsto construir más de 600.000 metros cuadrados de edificios residenciales en Mariupol. Las viviendas están siendo construidas por el “Departamento de construcción militar del Ministerio de Defensa de Rusia”, que inició la urbanización ilegal inmediatamente después de la ocupación de Mariupol;
  2. El 1 de julio de 2023, el asesor del alcalde de Mariupol, Petro Andryushchenko, afirmó que unos 40.000 rusos se han trasladado ilegalmente a Mariupol desde su ocupación;
  3. Según el informe del Centro de la resistencia nacional: “El enemigo ha elaborado un “plan de desarrollo” de Mariupol temporalmente ocupada que prevé un aumento de su población en unas 300.000 personas como resultado de la migración desde la Federación Rusa. Los cambios demográficos planificados deberían implementarse para 2035”.

Además, las autoridades ucranianas ya han denunciado la posible presencia de profesores rusos en el territorio ocupado.

En cuanto a las intenciones de Rusia de cambiar la demografía de los territorios ocupados, hay que destacar que en los sitios web rusos hay un gran número de anuncios, ofreciendo empleo para la gente de las regiones de Rusia y de los países de la CEI, para trasladarse a trabajar en los territorios ocupados de Ucrania. En particular, se trata de trabajadores de la construcción, agentes del orden, médicos, etc. Algunos de ellos firman contratos temporales, pero otros pueden quedarse en los territorios ocupados de Ucrania atraídos por los salarios varias veces superiores a los se pagan en las regiones rusas. El Centro de resistencia nacional informa que el número de inmigrantes ilegales de Asia Central en los territorios ocupados de Ucrania ya ha llegado a 100.000, una cantidad bastante reveladora.

Según la información operativa del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania, “los ocupantes rusos continúan aplicando la práctica del reasentamiento artificial y la asimilación forzada de los ucranianos en los territorios temporalmente ocupados de Ucrania. Así, en el municipio de Genichesk de la región de Jersón, los ocupantes comenzaron el desalojo forzoso a Rusia de los ciudadanos ucranianos que aún no habían recibido o se habían negado a recibir la ciudadanía rusa, incluidas familias con niños y ancianos. Sus viviendas ocupan, generalmente, los representantes de minorías nacionales de Rusia, población con unos ingresos muy bajos.”

Cabe destacar que la Federación de Rusia tiene un programa a gran escala de préstamos hipotecarios preferenciales para la compra de viviendas en los territorios ocupados de las regiones de Jersón, Zaporizhia, Donetsk y Lugansk. Las condiciones de los préstamos hipotecarios en los territorios ocupados y para las personas que viven en esos territorios son mucho más atractivas en comparación con otros programas disponibles. Esto facilitará directamente la reubicación de ciudadanos rusos en los territorios ocupados y, al mismo tiempo, fomentará el traslado de los ucranianos de los territorios ocupados a Rusia. La implementación de este programa está justificada tan sólo por las razones políticas y, teniendo en cuenta la experiencia de la estrategia similar en la Crimea ocupada, se puede afirmar con seguridad que los préstamos hipotecarios preferenciales se convertirán en uno de los principales pilares de la política colonizadora de Rusia en todos los territorios ocupados de Ucrania.

En resumen, cabe señalar que la actual política rusa de cambiar la composición demográfica en los territorios ucranianos ocupados es una continuación directa de la política aplicada desde 2014, en primer lugar, en Crimea. En condiciones de intensas hostilidades y de la “ley marcial” impuesta ilegalmente por los rusos en estos territorios, el flujo de inmigrantes rusos sigue siendo relativamente limitado, por lo que el cambio de la composición demográfica de la población es bastante lento e inconstante. Al mismo tiempo, no cabe ninguna duda de que, si se “congela” el conflicto armado, cientos de miles de ucranianos, que abandonaron los territorios ocupados, nunca regresarán allí, y cientos de miles de ciudadanos rusos muy rápidamente ocuparán sus hogares abandonados.

Compartir el artículo